Mi primer libro (que estoy escribiendo) "Crónicas de Artolia 1: Doble esperanza"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mi primer libro (que estoy escribiendo) "Crónicas de Artolia 1: Doble esperanza"

Mensaje  vivi_6 el Sáb Sep 12, 2009 12:57 pm

Prólogo

Spoiler:
Hace mucho tiempo existieron 4 Dioses del Bien: Milistia, Diosa de la Vida; Loriana, Diosa de la Armonía; Sumur, Diós de la Naturaleza y de los elementos; y Daimur, Diós del Equilibrio .Los 4 dioses querían crear un mundo en el que siempre existiera la paz. Así, decidieron que cada uno utilizaría sus poderes para crear algo:
Milistia, con su poder, creó las plantas y los animales. Loriana hizo que los animales vivieran en armonía. Sumur creó las montañas, los mares y otros elementos de la naturlaeza. Por último, Daimur hizo que todos y cada uno de los elementos del mundo tuvieran un equilibrio.

Al crear esto se pusieron muy contentos y llamaron a ese nuevo mundo Artolia, que en lenguaje antiguo significa "Paz infinita" .Pero vieron que debían de hacer seres que pensaran y tomaran sus propias decisiones, y crearon las 10 razas de Artolia:
Milistia creó a los silfos y a las hadas, seres diminutos pero de gran corazón; y a los elfos, seres muy nobles que aman la vida por encima de todo, aunque son muy orgullosos. Loriana creó a los Gorgon, criaturas que viven bajo el agua; a los Yumur, criaturas del desierto, y grandes guerreros; y a los Taeti, seres a los que les fascinan los mitos religiosos, y viven solo para rezar a los dioses. Sumur creó a los Duendes, criaturas pequeñas, pero muy listas y amables; a los Sumnar, seres amantes de la aventura, de los robos y a los que les encantan las bromas; y a los Enanos, criaturas pequeñas y gruñonas que aman las piedras y los materiales de la Tierra. Daimur creó a los Hombres, seres fuertes y valientes, pero muy imprudentes; y a los Magos, todas las anteriores criaturas a las que les dio un poder mágico insuperable .Los elfos, las hadas y los silfos ya tenían ese poder mágico por naturaleza, pero los Enanos no aceptaron ese poder mágico, y desde entonces no pueden usar la magia.

Ahora que Artolia tenía vida propia, los dioses podían descansar. Todo iba bien, cada vez llegaban más dioses, y con ellos una nueva raza, los Dragones. Todas las criaturas vivían en paz y cada una se habituó a diferentes zonas de Artolia, creando sus propios reinos y ciudades. Pero al pasar los siglos, este equilibrio se rompió. Daimur invitó a Artolia a un Diós del Mal llamado Talios. Este, harto de la paz infinita de Artolia, intentó convencer a Daimur de que implante el Caos, ya que, según decía él, sin Caos no habría paz. Y Daimur le hizo caso a Talios y comenzó a tener pensamientos de maldad y pensaba: "Los otros 3 Dioses han hecho por Artolia más que yo, lo que quiere decir que no me dejaban hacer nada más porque me quieren echar. No se lo puedo permitir. Artolia me necesita, yo soy un pilar fundamental de este mundo. Les tendré que enseñar quien manda." Con estos pensamientos, se va a una cueva donde está el corazón de Artolia y le implanta una semilla del mal. Esta semilla comienza a brotar y el Mal comienza a surgir en Artolia. Todas las razas empezaron a pelearse entre ellas y llegó el Caos. Milistia, Loriana y Sumur, enfadados y tristes por las acciones de Daimur, envían a todas las razas de Artolia a enfrentarse a Daimur, Así comienza la Guerra Divina. Daimur, al ver que estaba perdiendo, implanta el Mal en varias criaturas, creando los monstruos, de diferentes formas y tamaños. Pero esto lo consigue hacer demasiado tarde y los dioses del Bien le derrotan y Daimur es expulsado de Artolia. Él ,desde las sombras, se une a Talios y se cambia el nombre a Maldathor. Ambos Dioses empiezan a hacer planes para invadir Artolia y logran un gran plan. Maldathor y Talios invocan a un ser llamado Sil-Murth, una criatura gigantesca con alas, cuernos en la cabeza, afilados dientes y colmillos y un cuerpo impenetrable y lleno de pinchos. Sil-Murth empieza a destruir reinos y ciudades y los Dioses, que se imaginaban que eso sería obra de Daimur, invocan a su propia criatura gigantesca, Sil-Malorak, más conocido como el Fénix Celestial. Tras una larga lucha, Sil-Malorak derrota a Sil-Murth, pero los Dioses cayeron en la trampa de Maldathor. Talios y Maldathor hicieron un conjuro con el que abrieron un portal que les llevó a Artolia, y trajeron más monstruos. Los dioses, aún estando asustados y preocupados, enviaron al Fénix Celestial contra Talios y Maldathor y estos, al ver que no podían ganar tampoco esta vez, huyeron, pero Maldathor lo hizo demasiado tarde y fue derrotado. Su alma consiguió escapar, pero su cuerpo quedó encerrado en varios crsitales, un total de 7, llamados los Cristales del Abismo.

Y así, por fin Artolia tuvo paz, pero el poder maligno de Maldathor llegó muy lejos y varias criaturas se separaron de otras y así empezaron las guerras y enfrentamientos entre criaturas que aún continuan hoy en día. Los humanos cada vez tenían más ansias de poder y varios siglos más tarde, hace 16 años, llamaron a Morlin, un mago elfo que compartía los ideales humanos, que quiso dominar el mundo de Artolia e invocó al alma de Maldathor. Morlin no la pudo controlar y esta tomó el control de su cuerpo. Los Dioses vieron que algo malo estaba a punto de ocurrir y dieron su poder a un elfo llamado Linthuriel, que se acababa de casar con una humana llamada Aria y había tenido un hijo llamado Phiriel. Linthuriel era un gran amigo de Morlin y, con gran dsificultad fue a derrotarle. Al final, tras una difícil batalla, Linthuriel le derrotó, pero se tuvo que sacrificar y murió. Nadie sabe como le consiguió derrotar, pero todos saben que su sacrificio no fue en vano. Así, Artolia se volvió a salvar, aunque en la actualidad hay rumores que dicen que el rey Bluroth, del reino humano de Porthis va a invocar al alma de Maldathor, por razones desconocidas. Mientras tanto, muchas razas tienen que enfrentarse a los monstruos de Maldathor, de repente aumentados en número, y las guerras territoriales siguen. Los monstruos siguen manejando el Imperio Oscuro que Maldathor dejó en su último regreso a Artolia, que está bajo el control del Mago oscuro Rader.

Pero los historiadores dicen que Phiriel, el hijo de Linthuriel, está destinado a liberar al mundo de los monstruos y del Imperio Oscuro. Pero nadie sabe donde está ese niño.

Capítulo 1

En el colegio


Spoiler:
-Y eso fue lo que ocurrio. Así es como el Imperio Oscuro llegó a formarse. Esta es la historia de Artolia, pero resumida claro, en realidad hay muchas más cosas por aprender, traiciones entre los Hombre, luchas de Elfos y Enanos, etc.-dijo el profesor Augustus a sus alumnos de 6º grado.

Ese día, un miércoles de febrero, Hans Dimson y todos sus compañeros de 6º grado -el último curso del Colegio Elemental, luego viene la Academia-estaban dando historia de Artolia, algo que aburría muchísimo a Hans. Hans era un chico de unos 16 años de pelo castaño, ojos azules y una cara muy redonda. Era bastante alto para su edad y su carácter se podía definir en dos palabras: irresponsable e inmaduro, aunque algunas personas añadirían otros apelativos como "orgulloso", "incontrolable" y "desobediente". Todos le daban malas descripciones a este joven, pero ninguna persona tiene solo caraterísticas malas. Hans, si se lo propone, puede llegar a ser muy trabajador y gentil. Además es muy fuerte -demasiado para su edad- y tiene un gran sentido de la justicia; ayuda a todo aquel que lo necesite, eso sí, cuando tiene ganas.

A Hans en realidad le gusta ir al colegio -aunque casi no estudia-, pero ese día no tenía ningunas ganas de estar en el colegio, ya que se celebraban las fiestas de su pueblo natal, Bellatona. Estas fiestas eran las de Fin de Año. En esa fiesta, Bellatona pasaba de ser un simple pueblecito a un pueblo donde la fiesta y la diversión eran los elementos predominantes. Bellatona se cubría de banderas y adornos, y llegaban muchos artistas de otras ciudades, como la Ciudad Marítima de Queth, que estab flotando sobre las movidas aguas del Mar del Norte. Bellatona era un pequeño pueblo situado en el norte del continente de Naldoa, continente donde convivían diversas razas como los Hombres, los Duendes y los Sumnar, entre otros. Bellatona consistía en varias casas de madera y paja, aunque las casas de la gente más adinerada eran de piedra. La gente del pueblo solía trabajar en los campos de alrededor, labrando la tierra o cuidando animales. Pero otros aldeanos trabajaban en las minas de la vecina ciudad de Sinar bajo la orden del Imperio Oscuro. Los soldados del Imperio Oscuro se llevaban a los hombres que consideraban preparados para excavar en las minas, y algunos nunca volvían. Pero el sufrimiento que padecían los habitantes de Bellatona por culpa del Imperio Oscuro se evaporaba en ocasiones gracias a la taberna del Pony Dorado, donde se vendían los mejores vinos de todo Naldoa, ya que Bellatona disponía de unos viñedos de primerísima calidad.

Hans tenía ganas de que acabaran las clases para divertirse con sus 4 mejores amigos: Byron, Mergil, Fardred y ania. Cuando Hans pensaba en Ania notaba una sensación muy extraña, de regocijo, en el estómago. Siempre que pensaba en ella parecía como si estuviera en otro mundo. Hans estaba perdidamente enamorado de Ania. Ania Blackhorn era la chica más guapa de toda Bellatona, nadie lo dudaba. Tenía el pelo castaño y largo
-le llegaba hasta la espalda-, los ojos verdes y una cara y un cuerpo muy bellos para su edad .Hans siempre quería decirle lo que sentía por ella, pero nunca se atrevía. Puede que fuera valiente en la lucha y todo eso, pero era un cobarde en el amor. Además, tenía muchos motivos para no atreverse a decírselo. Uno de ellos era que Ania era la hija del alcalde de Bellatona, Favian Blackhorn, y el problema era que Favian era muy gruñón y siempre estaba enfadado. Los rumores decían que cuando se enfadaba de verdad podía tirar abajo un árbol de una patada, y Hans se lo creía, ya que Favian era muy musculoso y fuerte.

Hans, aburrido, empezó a hacer varios dibujos en su cuaderno. Dibujar era la segunda cosa que más le gustaba en la vida. La primera era irse de juerga con los amigos y vivir aventuras. Bueno, esto último más bien era su sueño, ya que las únicas "aventuras" que Hans ha tenido en Bellatona ha sido irse a buscar fósiles a la playa, que estaba a unos kilómetros del pueblo. Hans, que no paraba de pensar en Ania, empezó a dibujarla acostada sobre sus piernas y sonriendo. ¡Cómo le gustaría que eso fuera de verdad y que pudieran halar siempre! Pero de repente la voz del profesor Augustus le sacó de su sueño:
-Señor Dimson, ¿podría decirnos como llamaron Linthuriel y su esposa Meredith a su hijo? Eso sí, siempre que no tenga otra cosa que decir que no sean sus tonterías...

Hans se quedó de piedra, ya que no tenía ni idea, pero de repente, cuando le pensaba decir que no lo sabía, algo se le pasó por la cabeza, como si ese nombre lo supiera de toda la vida y dijo, rezando para que fuera verdad, dijo:
-Cre...Creo que su nombre era... Phirien.

Se creó un silencio que solo duró varios segundos pero que a Hans le pareció que duraba horas y el profesor Augustus, asombrado y rojo de furia dijo:
-¿C...Cómo lo ha sabido, señor Dimson, si aún no lo hemos estudiado?

Y Hans le respondió, orgulloso de sí mismo:
-Profesor, parece que yo también acierto preguntas ¿eh? ¿No tendría otra pregunta que sea adecuada para alguien de mi sabiduría? ¿O no me diga que ha gastado su repertorio?

La clase empezó a reír, pero el profesor Augustus gritó diciendo:
-¡Silencio! ¡cómo se atreve, señor Dimson, a hablarme así...! ¡Seguro que esa respuesta se la ha dicho uno de sus "colegas"! ¡Le voy a poner una falta grave por lo que ha hecho!

Hans, enfadado, le contestó:
-¡Pero no es justo, señor! ¡He repondido sin copiarme de nadie...!

De repente, sonó la campana que indicaba el final de la clase, y Hans, aliviado, le dijo al profesor Augustus:
-Vaya parece que ya no me va a poder poner el castigo, ¿eh? Quizá la próxima vez...

Mientras Hans y los demás salían, Hans vio la cara de enfado que ponía su profesor, pero ya no le importaba porque ¡era libre!

A la salida del colegio, Hans se encontró con sus compañeros. Byron era el más pequeño de ellos, tenía el pelo negro y nariz achatada. Mergil y Fardred eran gemelos y, por lo tanto, era prácticamente iguales: los dos tenían el pelo rubio, los ojos marrones y ambos eran altos, pero no tanto como Hans. A pesar de ser gemelos se les diferenciaba claramente por uan cosa: mientras que Fardred era gordo, tonto y era muy bruto; Mergil estaba muy delgado, era un debilucho y era muy inteligente. Hans se dio cuenta de que faltaba Ania y preguntó:
-¿Dónde está Ania?
-Está con su madre -le contestó Fardred con un voz grave- Se han ido a comprar al mercado. Jo, ojalá me compren golosinas, me muero de hambre.

Mergil, que oyó lo último, le reprochó a su hermano:
-Hey hermanito, no deberías de comer tanto, ya que te pondrás tan gordo como la señora Ginevra. Lo que deberías de hacer es ponerte a hacer ejercicio por la Colina.

Antes de que Fardred replicara, Byron dijo:
-Venga chicos, parad. En vez de decir cosas sin importancia deberíamos planificar lo que haremos esta noche
-Byron tiene razón chicos -afirmó Hans- Vamos a la Colina y allí hablamos.

Cuando se iban a marchar, alguien cogió a Hans por el hombro y le dijo:
-De eso nada Hans

Hans se dio la vuelta y se quedó sorprendido al ver a Taimur, el profesor de Biología. Entonces Hans le preguntó:
-¿Por qué no podemos ir?
-No es que no podais ir, Hans. El único que no va a ir eres tú.
-¿Por qué? ¿qué he hecho? -preguntó Hans enfadado-
-No te dejo ir porque hoy estabas castigado y tenías que ir a la biblioteca.

Entonces Hans se acordó. Se acordó de que un día, durante un ataque de rabia, se fue del colegio sin permiso. Intentando que le quitaran el castigo, Hans dijo con tono amistoso:
-Venga, profesor Taimur, que estamos de fiesta.
-Jajajajajajaja...Hans no soy tonto. Vas a tener que ir al castigo porque si no se lo contaré a tus pobres padres. -dijo el profesor Taimur-
-Noooooooooooooooo... -farfulló Hans- Vale, vale iré.
-Muy bien -dijo el profesor Taimur sonriendo- Te espero dentro de 15 minutos en la biblioteca.

El profesor Taimur se dio media vuelta y se fue. Los amigos de Hans le dijeron a su amigo:
-Vaya Hans, nos veremos en la Colina ¿vale?

Hans asintió contrariado y se fue al castigo. El colegio Saint Bellatona era el único colegio del pueblo. Solo tenía 6 aulas, una para cada grado. El grado más fácil era el 1º, donde se aprendían cosas básicas como leer y escribir. El grado más difícil era el 6º, donde se estudiaban ya cosas más difíciles y se preparaba a los alumnos para la Academia. Solo habían 8 profesores, entre ellos el director, Minari. Cada profesor impartía una asignatura: Historia, Biología, Números, Ciencia, Arte, Escultura, Aritmética y Gramática. Todas las aulas eran iguales: solo cabían 10 alumnos y el profesor. Tenían solo una ventana cada aula, por lo que solían estar oscuras y se solía encender una vela. Además de las aulas, estaba el despacho del director. Era un cuartucho de paredes sucias y, al igual que las aulas, con poca luz. Tenía una mesa de madera de ébano muy pequeña, la cual estaba muy desordenada. En las diversas estanterías habían todo tipo de curiosos objetos que Hans no tenía ni idea de para que se usaban y además no le importaba. Pasando el despacho del director, había una zona exterior en la cual se encontraba la campana que indicaba los cambios de clase. También había un pequeño pozo de donde se sacaba el agua.

Hans, de camino a la biblioteca, pensaba una manera de librarse del castigo, pero no se le ocurría nada. Sabía que se podía ir si quería, pero también sabía que sus padres se enfadarían mucho con él, ya que eran muy severos. El padre de Hans, Joth, tenía 54 años. Tenía el elo lleno de canas y una mirada dura. Gritaba mucho a Hans. Mientras tanto, su madre, Annette, de 50 años, tenía el pelo castaño y era mucho más agradable que su padre, aunque también se enfadaba. Hans sabía que se enfadaban por su bien y que le querían mucho. Por eso, para recompensarles, ayudaba en las tareas de casa siempre que podía. Los padres de Hans tenían trabajos muy duros. Annette hacía las tareas básicas: limpiar la casa, ir a comprar, etc. Joth, mientras tanto, trabajaba en la ciudad de Sinar. Era un herrero y fabricaba armas, pero los materiales no los comparaba, si no que tenía que excavarlos él mismo. Por esta razón, Joth casi nunca estaba en casa, y cuando venía estab muy cansado.

Sin darse cuenta, Hans llegó a la biblioteca. Llamó a la puerta y entró. El lugar era pequeño, pero estaba lleno de libros. La biblioteca, a diferencia de los demás ugares del colegio, tenía mucha iluminación y estaba muy limpia. Habían 4 estanterías llenas de libros, separadas en seis categorías: Historia, Ciencia, Aventuras, Naturaleza, Sociedad y Románticos. Cada libro tenía un número asignado, seguido de la inicial de su categoría correspondiente. Aparte de las estanterías, habían dos mesas largas en las que se leía o se estudiaba.

Ese día solo estaba en la biblioteca el profesor Taimur, quién era también el bibliotecario. Al ver a Hans, se puso a reír y le dijo:
-¡Hola Hans! Veo que has venido, ¿eh?
-Claro que sí, que te piensas.
-Bueno bueno tranquilo...Te voy a pedir un trabajo muy duro. Tendrás que colocar los libros que no esté en su estantería en su lugar correcto.
-Mmmm...¿Ya está? -dijo Hans sorprendido- Yo esperaba algo más...
-Bah, no solo tienes que hacer esto, si no también escribir en el nuevo registro todos los libros de la biblioteca. Bueno, yo te dejo con tu labor y yo me vot, que voy a disfrutar las fiestas. Dentro de 3 horas volveré. Hala, adiós.

Y sonriendo, el profesor Taimur se fue. Hans ya estaba empezando a sentirse imbécil por tener que hacer este trabajo, pero no tenía más remedio, y sin ningún reproche, empezó.

si os gusta el capitulo pongo el segundo bye!!!


Última edición por darksinh6 el Mar Sep 15, 2009 8:09 pm, editado 1 vez
avatar
vivi_6
Mago Rojo
Mago Rojo

León Gallo
Cantidad de envíos : 368
Fecha de inscripción : 17/08/2009
Edad : 24
Localización : Buscando el sentido de la vida en Alexandria

http://zonajuegos-dp.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi primer libro (que estoy escribiendo) "Crónicas de Artolia 1: Doble esperanza"

Mensaje  Ansem el Mar Sep 15, 2009 8:04 pm

mmm supongo que debo hacer una critica Razz pienso que est bastante bien el prologo, se presenta muy bien las ideas,, aunque algunas veces lo haces como si estubieras escribiendo atropelladamente.

mmm ^^ sigue escribiendo:P a ver como va la historia:D
avatar
Ansem
Esper
Esper

Escorpio Gallo
Cantidad de envíos : 421
Fecha de inscripción : 17/08/2009
Edad : 23
Localización : En un lugar muy lejano.. (zaragoza pode ser) consiguiendo sincorazones

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi primer libro (que estoy escribiendo) "Crónicas de Artolia 1: Doble esperanza"

Mensaje  vivi_6 el Mar Sep 15, 2009 8:06 pm

Ansem escribió:mmm supongo que debo hacer una critica Razz pienso que est bastante bien el prologo, se presenta muy bien las ideas,, aunque algunas veces lo haces como si estubieras escribiendo atropelladamente.

mmm ^^ sigue escribiendo:P a ver como va la historia:D

si ya me han dicho eso mismo jejejeje

voy a poner el primer capitulo ahora
avatar
vivi_6
Mago Rojo
Mago Rojo

León Gallo
Cantidad de envíos : 368
Fecha de inscripción : 17/08/2009
Edad : 24
Localización : Buscando el sentido de la vida en Alexandria

http://zonajuegos-dp.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi primer libro (que estoy escribiendo) "Crónicas de Artolia 1: Doble esperanza"

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.