[Leyenda]Nacimiento de Japon

Ir abajo

[Leyenda]Nacimiento de Japon

Mensaje  Wakka el Vie Ago 21, 2009 11:22 pm

Nacimiento de Japón
Dos dioses, Izanagi e Izanami, recibieron el encargo de crear las islas, que llevaron a cabo colocándose de pie en el Puente Flotante celestial para bajar sobre el océano la Lanza de Piedras Preciosas y removerlo con ella. Batieron fuertemente las aguas saladas y, cuando levantaron la lanza de nuevo, la salmuera que goteó de su punta se amontonó y se convirtió en una isla. Después, Izanagi e Izanami bajaron del cielo, se casaron en la isla y erigieron en ella un pilara celeste y un espacioso palacio.


Al descubrir que sus cuerpos eran diferentes, Izanagi le preguntó a su esposa Izanami si querría engendrar la tierra. Y, cuando ella accedió, le sugirió: "Pues, entonces, pongámonos tú y yo a dar vueltas alrededor de este pilar celeste, y unámonos cuando nos encontremos". Tras varios fracasos, comenzaron a tener hijos, que son las islas del archipiélago japonés.

Se han dado varias interpretaciones de este rito de dar vueltas en torno al pilar celeste. Los eruditos del período Edo tardío (del siglo XVIII a principios del XIX) veían en el pilar simplemente un símbolo del falo. Tiene claras similitudes con el mayo europeo, con el que la creencia popular espera capturar los poderes vitales latentes en el árbol, así como también con la antigua creencia japonesa de que, para convocar a los dioses que mroan en los cielos o en las altas montañas, son necesarias las pocesiones en to rno a grandes árboles.

Hasta que en el siglo XVIII el erudito Motoori Norinaga descubrió la importancia del Kojiki, este libro era considerado muy inferior al Nihon-shoki, otra recopilación de relatos completada en el año 720, ocho después de la aparición del Kojiki. el Nihon-shoki es en muchos aspectos más accesible que el Kojiki, puesto que sus historias están mejor definidas. Pero, en cambio, el Kojiki suscita en los lectores mayor simpatía por los mitos, aunque no le preocupen demasiado la coherencia y la lógica de los relatos que narra. Norinaga, sin embargo, vio precisamente en la sencillez e incoherencia del Kojiki un efecto buscado por los compiladores para recrear el sentimiento religioso de los antiguos a través de la cuidada organización de la prosa y la poesía. La afirmación de que lo importante es leer mitos con imaginación y con fe, mucho más que buscarles explicaciones.

Cuando se escribió el Kojiki comenzaba a manifestarse en todo la profunda influencia de China. El sistema legal, las artes y la literatura se vieron fuertemente afectados. Por eso, mientras el budismo se difundía desde China y Asia a partir dle siglo VI y se convertía en la creencia dominante entre la aristocracia, resultaba fundamental salvaguardar lo esencial de la fe tradicional japonesa antes de que las influencias extranjeras acabaran imponiéndose. El libro, pues, proponía una imagen de la vida penetrada por un poderoso sentimiento de unidad del hombre con la naturaleza y la divinidad, y buscaba unir también al pueblo en la práctica de ritos sencillos. Buscaba asimismo suscitar la conciencia clara da la propia identidad presentando una imagen lúcida del pasado que pudiera superar aquella crisis nacional, semejante en algunos aspectos a la que hoy encara el Japón.

Y si la pureza (o la fuerza queh ace crecer) se ejemplifica en la historia de Yamato-takeru, el concepto opuesto de kegare o corrupción está ilustrado por el relato de la muerte de Izanami.

aki otra leyenda de estos mismos dioses

Izanagi entre los muertos en el reino de los muertos, encuentra a su querida/ Izanami, que le dice: “Desgraciadamente, como me he alimentado de la comida de este país ya no puedo regresar contigo. Pero, espérame, consultaré con el dios que reina aquí si existe alguna solución. ¡Sobre todo, no intentes mirarme durante ese tiempo!”. Pero Izanagi es demasiado curioso: no puede evitar mirar a su querida esposa… de inmediato ésta se transforma en un demonio furioso!. Él huye como puede, perseguido por los ocho dioses del trueno y los guerreros de los infiernos. Los dispersa, lanzando sobre ellos tres pecados mágicos, recogidos durante su huida; después, bloquea la salida del reino de los muertos con una enorme roca. Izanagi se ha salvado,pero ha perdido definitivamente a su amada.Sintiéndose sucio por su viaje a los infiernos, decide bañarse en el agua fresca de un río. De ese baño nacerá la diosa Amaterasu.

_________________

※Si un día te levantas y no puedes ver el sol: ¡Sube la persiana, gilipollas※
avatar
Wakka
Vendedora de flores
Vendedora de flores

Escorpio Gato
Cantidad de envíos : 134
Fecha de inscripción : 11/08/2009
Edad : 30
Localización : En mi isla xD

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.